En la Ciudad Aut贸noma de Buenos Aires, la Ley 3706 trata sobre la Protecci贸n y Garant铆a Integral de los Derechos de las Personas en Situaci贸n de Calle y en Riesgo a la Situaci贸n de Calle. Podemos afirmar sin temor a equivocarnos que, pr谩cticamente, ninguno de los deberes del Estado que est谩n explicitados en el T铆tulo III de dicha Ley se cumplen.

No hay 鈥減ol铆ticas p煤blicas en materia de salud, educaci贸n, vivienda, trabajo, esparcimiento y cultura elaboradas y coordinadas intersectorial y transversalmente entre los distintos organismos del estado鈥. Tampoco se cumple 鈥渓a promoci贸n de acciones positivas tendientes a erradicar los prejuicios, la discriminaci贸n y las acciones violentas hacia las personas en situaci贸n de calle y en riesgo a la situaci贸n de calle鈥. Es insignificante 鈥渆l presupuesto anual de partidas destinadas a la pol铆tica p煤blica y programas dirigidos a las personas situaci贸n de calle y en riesgo a la situaci贸n de calle鈥濃.. y as铆 podr铆amos transcribir cada uno de los deberes que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires no cumple y en consecuencia, cada uno de los derechos de las personas en situaci贸n de calle que son vulnerados.

El Primer Censo de Personas en Situaci贸n de Calles fue organizado en 2017 por organizaciones sociales que trabajan con esxs vecinxs pues no eran confiables las cifras -muy inferiores- que reconoc铆a el Gobierno de la Ciudad.

Ese Primer Censo arroj贸 que hab铆a 4.394 personas viviendo en las calles porte帽as y 5.872 si se sumaban a esa estad铆stica aquellas que dorm铆an en paradores. El Censo de la Ciudad reconoc铆a 1.066 personas.

El Segundo Censo Popular de Personas en Situaci贸n de Calle se realiz贸 en abril de 2019. Se registraron 7251 personas en situaci贸n de calle efectiva, tal como la define el art铆culo 2 de la ley 3706/101.

Es decir, que en dos a帽os, se increment贸 algo m谩s del 23% el n煤mero de personas en esa situaci贸n.

Siguiendo los datos del censo de 2019 -el 煤ltimo realizado- 5412 personas no tienen acceso a paradores, ni a establecimientos con convenio con el Gobierno de la Ciudad, es decir que duermen en la v铆a p煤blica. El 80% son varones, el 19% son mujeres y el 1% se auto percibe como travesti o trans.

871 son lxs ni帽xs en situaci贸n de calle seg煤n datos del 2019. M de 7 a帽os, es una de esxs ni帽xs.
En la Ciudad m谩s rica del pa铆s, los deterioros de las situaciones de vulnerabilidad se han extendido en el tiempo. La problem谩tica de las personas en situaci贸n de calle en la Ciudad Aut贸noma de Buenos Aires viene agrav谩ndose en los 煤ltimos a帽os, tal como lo han alertado distintas organizaciones sociales, instituciones religiosas y grupos de militantes sociales que realizan un trabajo cotidiano con esta poblaci贸n.

El caso de M, que conmocion贸 a la comunidad toda, puso en las pantallas y portales de los medios de comunicaci贸n una situaci贸n que, desde hace a帽os es invisibilizada para seguir blindando al Gobierno de la Ciudad.

Medios que juzgan desde la comodidad de sus micr贸fonos a la familia, que piden que M vuelva a su casa, una casa que no tiene, que se preguntan 鈥渄贸nde estaban las asistentes sociales鈥. Medios que se preguntan qui茅n es el Intendente de Villa Lugano y una comunidad de Villa Lugano que no tiene intendente pero que sali贸 a la calle para pedir por unx de ellxs.

En enero de este a帽o, en una muestra m谩s de la falta de inter茅s en la atenci贸n a las familias en calle, el Gobierno de la Ciudad intent贸 desmantelar el Programa de Acompa帽amiento Social Integral PASI. El PASI fue creado en 2017 para asistir a alrededor de 1.000 familias en situaci贸n de vulnerabilidad social, emergencia habitacional y sanitaria de la Ciudad, en la 贸rbita del Ministerio de Desarrollo Humano y H谩bitat con equipos integrados por Trabajadoras Sociales y Psic贸logxs. La lucha de lxs trabajadorxs hizo que no desapareciera pero qued贸 con la mitad de los equipos. Eso no fue noticia.

Desde nuestro Consejo Profesional, manifestamos una vez m谩s, nuestra preocupaci贸n y rechazo por las deficientes pol铆ticas sociales para abordar la problem谩tica de las personas en situaci贸n de calle, de la Ciudad de Buenos Aires y la preocupaci贸n por la situaci贸n de nuestrxs colegas que, en condiciones laborables de mucha precariedad y que, con una carencia casi total de recursos trabajan con esta poblaci贸n.

Esta realidad nos lleva a exigir la reelaboraci贸n de pol铆ticas p煤blicas que tiendan a detener los desalojos, incrementar los subsidios habitacionales (tanto en su contraprestaci贸n monetaria como en su cantidad y en el acompa帽amiento en los casos necesarios), habilitar nuevos hogares para las familias, mejorar las condiciones de los paradores (transform谩ndolos en Centros de Integraci贸n Social, tal como lo plantea la Ley), asegurar la alimentaci贸n diaria y generar programas de inclusi贸n laboral para todxs lxs sujetxs en esta situaci贸n porque la calle no es un lugar para vivir.

#ElConsejoSomosTodxs